SEXOLOGÍA

Vaginismo

Intralevator La inyección de la toxina botulínica para el tratamiento de los hipertónica suelo pélvico disfunción y vestibulodinia


El Vaginismo consiste en una contracción peri-vaginal involuntaria, este espasmo muscular se opone a cualquier intento de penetración vaginal (dedo de la mano, tampón, especulo, el pene, etc.), el vaginismo es una disfunción sexual que afectan a la vida de muchas parejas incluyendo incluso problemas de procreación.
De hecho, este trastorno no es incompatible con el sexo adaptado al problema y el orgasmo puede ser producido en ambos integrantes de la pareja (sexo oral, masturbación, etc.), hasta que los deseos o necesidades emergentes de mayor plenitud relacional o la esperanza de tener un hijo puede empujar a la pareja a consultar.

 

Existe en general, bloqueos psicofisiológicos en un cuerpo sin mayores alteraciones orgánicas:
Anatómicamente, los genitales de las mujeres en general son normales, pero los espasmos musculares impiden la penetración pudiendo ser   fuente de dolor, este podría variar desde un leve malestar a una sensación de ardor o desgarro importante.


El vaginismo primario  

Se define como la disfunción sexual en mujeres vírgenes desde el primer intento de penetración vaginal.


Vaginismo secundario

Se produce después de un periodo de actividad sexual con penetración sin dificultades, esta seria causada la mayoría de las veces por el resultado de un trauma o dispareunia.
El examen pélvico ginecológico es, la mayoría de las veces es imposible, se caracteriza por el retroceso impulsivo de las mujeres a todo intento de examen o introducción del especulo y un bloqueo casi constante de los muslos a la exploración vaginal. Este comportamiento refleja un miedo significativo o “pánico" a la penetración, es evidente la barrera generada por los gestos faciales y corporales que acompaña al bloqueo muscular de los elevadores del ano.

 

Las causas del vaginismo

Una educación sexual ausente o defectuosa de los padres o el medio ambiente puede ser la causante, connotaciones negativas de la sexualidad, especialmente los órganos sexuales femeninos percibidos como sucios o desagradables.
Ambientes familiares o sociales en los cuáles está prohibida la masturbación, etc. Estas personas a menudo desconocen su anatomía sexual, nunca se han permitido de mirar en un espejo o explorar sus genitales.
A menudo piensan en su vagina como un canal muy estrecho con un himen muy grueso e impermeable.
Cualquier penetración es vista por las pacientes, como una agresión peligrosa, potencialmente una fuente de dolor.
De hecho, la vagina no tiene cabida en el esquema de su cuerpo y, por tanto, el pene “para hacerse un camino” tiene que penetrar a través de una perforación simbólica.
A veces, en teoría, la mujer conoce su cuerpo, pero se defiende en cada intento de penetración con un bloqueo involuntario y reflejo. En estos casos, se puede encontrar una historia de caricias incestuosas en la infancia o situaciones con  pedófilos u otras experiencias traumáticas (intento de violación, asalto sexual).
Por último, un problema inconsciente (la homosexualidad latente, fobia sexual, el miedo del embarazo...) puede estar produciendo el problema en estos casos, resistiéndose inconcientemente a los tratamientos médicos, sexo-terapias cognitivo-conductuales y ejercicios corporales.  


Las soluciones y Tratamientos  

Consulte de preferencia un medico - sexólogo que propondrá un trabajo individual y de pareja, permitiendo a la mujer descubrir su anatomía y fisiología.
Acompañado por su esposo, ella puede controlar mental y físicamente, de manera progresiva, a su vagina con la finalidad de desacondicionar el mecanismo de defensa ahora inútil (porque su pareja no es un agresor).
El terapeuta asociara   apoyo con psicoterapia, la relajación...  ejercicios sexuales que se realizan junto con la pareja.

Algunos casos raros más complejos, de traumas infantiles pueden requerir un enfoque mas profundo, para externalizar los conflictos inconscientes que obstaculizan la atención sexoterapéutica.  También puede ser usada la hipnosis que proporcionaría una solución rápida y completa del vaginismo.

Se ha utilizado en casos graves y refractarios a terapias convencionales inyecciones de toxina botulínica, con excelentes resultados, superiores al 98% de satisfacción en ambos integrantes de la pareja.



TRATAMIENTO DEL VAGINISMO/DISPAREUNIA CON BOTOX

El Botox puede inyectar transperinealmente en los músculos elevadores del ano . El músculo hipertónico se palpa , se inyecta transvaginal con una aguja de calibre 25 . REFERENCIAS Intralevator Injection of Botulinum Toxin for the Treatment of Hypertonic Pelvic Floor Muscle Dysfunction and Vestibulodynia Andrew T. Goldstein MD1, Lara J. Burrows MD, MSc2 and Susan Kellogg-Spadt PhD, CRNP3The Journal of Sexual MedicineVolume 8, Issue 5, pages 1287–1290, May 2011.

 

CONSEJOS COMPLEMENTARIOS

En primer lugar, es imperativo para restablecer una atmósfera de relajación y seguridad en su relación de pareja, mediante la sustitución de tentativas de penetración, condenados al fracaso y responsable para el dolor y el estrés a través de encuentros de placer en base de masajes y caricias tiernas y desinteresada. Mientras tanto, informarse acerca de su anatomía con diagramas y utilizando un espejo pequeño. .
Cuando usted pueda verse y explore su anatomía sin estrés o ansiedad. Agregándose posteriormente ejercicios de focalización sensorial con la pareja.
Estos aprendizajes son, obviamente, más fácil y rápido de lograr, en el contexto de un enfoque terapéutico, permitiendo una solución permanente de los problemas en unos pocos meses, terapia adaptada según el ritmo y problemática de cada pareja.