SEXOLOGÍA

Sexología clínica


Lo que ahora entendemos como una disciplina científica, la Sexología o la Medicina Sexual, responde a un conjunto de conocimientos construidos a lo largo de distintas épocas en la historia en base a ideas, creencias, conocimientos previos, ideologías y realidades que se aproximan a los fenómenos reproductivos, a los relacionados a la identidad de género, a la reproducción y al fenómeno erótico.

 

Con Aristóteles y su “Historia de los Animales” comienza todo tipo de reflexiones filosóficas, políticas y artísticas no sólo respecto a la zoología sino ya a la sexología humana occidental. La clasificación aristotélica de los animales según su forma reproductiva en: 1) por medios sexuales,2) por medios asexuales y 3)”por generación espontánea”.Esta última base teológica del “Pecado Original”. Y estos conceptos, en su totalidad, originaron la creencia que el factor masculino era el más importante.

El químico alemán Leopold Spiegel patentó en 1900 en  Inglaterra el primer medicamento oral para la impotencia, la yohimbina y casi un siglo después, estudiando fármacos para la hipertensión, la industria farmacéutica se topó, para su fortuna, con uno de los efectos más buscados y deseados por el hombre: la erección.

Desde un punto de vista ideológico tanto la ciencia en general como la sexología en particular no son neutrales y muchos conocimientos son puestos, frecuentemente, al servicio de distintas ideologías. Por estas razones preferimos suscribir las propuestas consensuadas en instancias como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus documentos  para la promoción de la Salud Sexual dentro de un marco y lenguaje común.

El término “Sexualidad” se refiere a una dimensión fundamental del hecho de ser humano y se expresa y experimenta en todo lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos. La “Identidad de Género” define el grado en que cada persona se identifica como masculina o femenina o alguna combinación de ambos y que, a través del tiempo, permite a los individuos organizar un autoconcepto en el sentido de identidad, singularidad y pertenencia.

La “Orientación Sexual” es la organización específica del erotismo y vínculo emocional con el género de la pareja en sus comportamientos, deseos, fantasías o pensamientos sexuales.

El “Erotismo” es la capacidad humana de experimentar las respuestas subjetivas que evocan los fenómenos físicos percibidos como deseo sexual, excitación sexual y orgasmo y que se identifican con placer sexual y que puede ser enfocado tanto como individual o como social. El “Vínculo Afectivo” es la capacidad de establecer lazos con otros seres  y que se construyen mediante las emociones.

La “Actividad Sexual” es una expresión conductual de la sexualidad personal donde lo erótico es lo más evidente. Las “Prácticas Sexuales” son patrones de actividad sexual presentes en individuos o comunidades con suficiente consistencia como para ser predecibles.

La expresión: “Relaciones Sexuales sin Riesgo” se emplea para especificar las prácticas y comportamientos sexuales que reducen el riesgo de contraer o trasmitir  las ETS y en especial el VIH. El “Comportamiento Sexual Responsable” se expresa en los planos personal, interpersonal y comunitario y se caracteriza por autonomía, madurez, honestidad, respeto, consentimiento, protección, búsqueda de placer y bienestar mutuos. Un comportamiento responsable no pretende causar daño, se abstiene de la explotación, acoso, manipulación y discriminación. Una comunidad responsable debe proporcionar educación sexual, información a la comunidad, protección a los derechos de las personas, recursos médicos y respeto a la privacidad.

La “Ëtica y la Medicina Sexual” hace referencia  a la forma en la que se entiende lo moral en este tema y alude a las normas de la conducta humana, lo que se considera correcto o incorrecto en cuanto a obligaciones, recomendaciones, derechos y virtudes. Al respecto no existe una sola ética ni una sola moral universal  y por ello es preciso realizar un análisis cuidadoso de lo que se piensa y de las acciones que en consecuencia se tomen en nombre de lo que es “correcto”.