SEXOLOGÍA

Diabetes y Sexualidad


Las dificultades sexuales son trastornos comunes entre los diabéticos que puede perjudicar significativamente su calidad de vida.
La sexualidad es un componente importante de la vida emocional, al nivel sexual cuando surgen problemas es esencial reunir la información lo más completa posible para determinar la causa de estos problemas.

 

La disfunción, las complicaciones de la diabetes

La disfunción eréctil se encuentra entre las complicaciones de la diabetes... Sin embargo, rara vez se consulta al médico por este motivo, los problemas sexuales a menudo se consideran demasiado íntimos para consultar abiertamente

Así como se explica a los diabéticos la hipoglucemia o hiperglucemia y sus complicaciones, también deberían ser informadas sobre los riesgos de trastornos sexuales relacionadas con la diabetes y cómo remediarlo.


La fisiología del mecanismo sexual

Cuando "todo va bien," la estimulación del cerebro provoca un impulso nervioso que desencadena la erección.  La erección es un flujo de sangre en el cuerpo cavernoso del pene, que se extenderá gradualmente y, a continuación, adquirirá una rigidez que le permita la penetración.

Este mecanismo, sencillo a primera vista depende de muchos factores:
1). El torrente sanguíneo
2). El sistema nervioso
1). La oxigenación tisular
4). La tasa de hormonas masculinas

En el contexto de la diabetes, estos factores pueden ser modificados:
Por la pérdida de control de la glucemia:
 • neurológicos
 • vascular
 • daño de tejidos

 

Efectos de la diabetes sobre la función sexual

Los diabéticos suelen sufrir de aterosclerosis depósitos de grasa obstruyen las arterias, implicando que el cuerpo cavernoso no están tan bien irrigados con sangre, por lo tanto, la erección se vuelve insuficiente.


Neurológicas

La diabetes puede dañar el sistema nervioso: ya sea en los nervios del pene o en la médula espinal, que pueden ser afectados (neuropatía); esto puede resultar en dos formas:
1). Disfunción eréctil de gravedad variable.
2). rastornos de la eyaculación con el riesgo de infertilidad, como es el caso cuando una parte del semen va a la vejiga durante el orgasmo, en lugar de ser expulsado hacia el exterior.  Esta anomalía se denomina “eyaculación retrógrada”.

 

Tejido

La diabetes daña los tejidos mediante la reducción de oxígeno y los músculos tienden a se más fibrosos y menos extensibles, por lo tanto,  la erección es menos rígida y fugaz.

 

El estado psicológico:

La aparición de un "fracaso sexual" puede generar un sentimiento de desvalorización, en el hombre, asociándose a una  ansiedad de desempeño, pudiendo establecer una depresión.  En lugar de tratar de hacer frente a su problema, el paciente está convencido de que su diabetes, lo llevará inevitablemente a impedir el coito, lo que aumenta la frustración en la pareja, generando nuevos problemas.

Se produce un círculo vicioso en el cual las reacciones continuación mantiene las dificultades sexuales.
Diabetes, enfermedad crónica, a menudo aumenta el sentimiento de pérdida agravada por la aparición de dificultades sexuales.

 

La inestabilidad glicémica:

La  “hipoglicemia” causa comportamiento anormal y cansancio repentino.
La  “Hiperglicemia” provoca fatiga en aumento, promoviendo la elevación de grasas en sangre (triglicéridos), responsable de la disfunción eréctil. Por último, el paso frecuente entre la hipoglicemia y la hiperglicemia incrementa las dificultades sexuales.

 

El tratamiento de la diabetes es el primer paso en la solución de los problemas sexuales.

Los objetivos de la terapia son los siguientes:
1). La reducción de la disfunción eréctil:
Mejorar el suministro de sangre: los medicamentos tipo vasodilatadores específicos, pueden ayudar a resolver los problemas asociados con la aterosclerosis.
El equilibrio de la diabetes es primordial para mejorar el estado de los tejidos y reparar la sensibilidad de las terminaciones nerviosas.
2). Reducir los trastornos de la eyaculación:
Además del equilibrio de la diabetes, hay medicamentos que permiten recuperar el reflejo eyaculatorio.  El médico decidirá el tratamiento adecuado en caso de requerirlo.
3). Apoyo  psicológico:
El círculo vicioso en el que el individuo puede caer sin darse cuenta requerirá en algunos casos, asistencia psicológica y apoyo con terapia de pareja.
Como parte del proceso, el  médico también puede prestar asistencia a los pacientes con algunos de los nuevos fármacos vasoactivos, que rápidamente rompen el círculo vicioso y proporcionar la prueba de "problema sexual" reversible.
4). La reducción de la inestabilidad de la glicemia:
 Al limitar los pasajes frecuentes de hiperglicemia-hipoglicemia, se normaliza la tasa de triglicéridos, que puede revertir la disfunción eréctil.
5). Evitar otros factores de riesgo, como el  tabaco y alcohol.

 

 

La diabetes y la sexualidad femenina

Los  Problemas sexuales en las mujeres con diabetes son poco discutidos.  Las dificultades sexuales más frecuentes entre las mujeres con diabetes son:
1). Disminución del placer:
El deseo sexual está intacta, pero la sensibilidad durante el acto sexual disminuye y el orgasmo es menos frecuente.  El origen de este problema es difícil de determinar.  La neuropatía puede estar implicado en la pérdida de sensibilidad.
La diabetes como enfermedad crónica también puede explicar por sí sola la dificultad sexual que enfrentan las mujeres.
2). Dolor en las relaciones sexuales:
proviene por falta de lubricación de la vagina cuyo origen es un trastorno de la irrigación sanguínea y/o una anomalía de las fibras musculares.
Las mujeres con diabetes también son más vulnerables a las infecciones genitales, que puede ser responsable por sí solas de las molestias y dolores durante el coito.

 

Conclusión

Las  Dificultades sexuales son una de las principales causas de deterioro de la calidad de vida de los diabéticos. Incluso cuando hay un origen fisiológico de estas dificultades, no debemos subestimar los trastornos psicológicos que agravan estos trastornos.

Si los problemas son principalmente psicológicos, es importante buscar en el período previo a las manifestaciones de la diabetes, las posibles causas de estrés y/o conflictos y atascos.
Actualmente tenemos que ser capaces de abordar abiertamente estos problemas, evitando llegar a un comportamiento de resignación o conflictos severos en la relación conyugal.

Los tratamientos actualmente disponibles permiten tratar la mayoría de los casos, de manera satisfactoria, siempre que el paciente, se atreva rápidamente a hablar de ellos.