SEXOLOGÍA

Condilomas

 

Los  Condilomas o “papilomas”, son una enfermedad de transmisión sexual. Es una infección viral que se produce por el virus del papiloma humano (VPH), esta infección provoca lesiones generalmente localizadas en los genitales y región anal,  tanto en hombres como  en mujeres.

Las lesiones Clínicas son tipo  “verrugas” aparecen alrededor de la vulva, en la vagina o el ano, sobre el cuello del útero y en el pene, escroto, ingle o muslo.  Pueden ser únicos o múltiples, pequeñas o grandes, puede a veces estar juntos, formando una lesión tipo Coliflor.  
La  condilomatosis representa una condición cada vez más común, particularmente entre los jóvenes (90% de los pacientes menores de 40 años en poblaciones de alto riesgo).
Los  Condilomas son causados por virus pertenecientes al grupo de virus del papiloma o "virus del papiloma humano” (VPH), transmitido por contacto sexual.  Hay más de 70 tipos diferentes de este virus.

Algunas cepas de VPH son peligrosas debido al aumento de riesgo de cáncer (cáncer del cuello del útero, en particular).  De hecho, algunos condilomas en el cuello del útero si no se tratan, pueden conducir a lesiones precancerosas y el cáncer.  Es por ello que todas las mujeres con actividad sexual, deben efectuarse de manera regular un Papanicolau.  La detección precoz de anomalías, en el cuello uterino, es la mejor protección contra el cáncer .

 

Causas

El virus del papiloma o condilomas genitales, se transmiten de preferencia por la piel y mucosas durante el acto sexual.  Por lo tanto, pueden aparecer verrugas en las manos o la boca por contacto durante el sexo oral.

Los principales factores de riesgo son la actividad sexual sin preservativo, tener múltiples parejas sexuales o tener actividad sexual en la adolescencia temprana sin protección.

En la presencia de verrugas, el médico diagnostica la infección por el aspecto característico de las lesiones.  La presencia de infección por el VPH puede ser confirmada por los resultados de la prueba de Papanicolau en mujeres.


Síntomas

Las manifestaciones clínicas evidentes de los Condilomas, pueden ocurrir a los 15 días de la nfección o después de varios años.

Las lesiones verrugosas pueden ser grandes o pequeñas o microscópicas, planas o curvas, únicas o múltiples.  A veces, el virus del papiloma da lugar a cambios discretos en la piel, invisibles para el ojo desnudo.  En otros casos, pueden permanecer en la piel y mucosas sin causar lesiones.
En algunos casos, es difícil saber si la persona es portador del virus del papiloma. A veces no se notan ç, los condilomas, pudiéndose encontrar en el interior de la vagina o el cuello del útero.  Además, a menudo son del color de la piel y no provocan dolor.  Es más frecuente al exterior de la vagina, el pene, escroto y alrededor del ano.  Ellos rara vez causa síntomas tales como picor, dolor o sangrado, excepto cuando son de gran tamaño. Para muchas mujeres, el primer signo de infección por VPH proviene de los resultados de un frotis cervical.


Prevención

El uso de preservativos durante las relaciones sexuales ayuda a reducir el riesgo de transmisión del virus responsable de condilomas.  Sin embargo, como en el caso de herpes, si las lesiones se encuentran cerca de los órganos genitales u otras partes del cuerpo no cubiertas por el preservativo, la contaminación viral igual puede ocurrir.

Obviamente, evite el contacto con una persona infectada, con lesiones clínicamente detectables. El creciente número de parejas sexuales aumenta el riesgo de contraer la enfermedad.

Entre las mujeres, la realización regular del Papanicolau efectuado por su medico, permite detectar la contaminación por VPH , estos  si no se tratan, pueden convertirse en lesiones precancerosas, y luego en cáncer propiamente tal.  Este proceso es lento, sin embargo es muy importante el tratamiento precoz de la verruga antes de que sea canceroso.  La recomendación es en general efectuar un Papanicolau una vez al año.

Una vacuna, antiviral VPH, ofrece protección contra el cáncer del cuello del útero, incluyendo las cepas principales, responsables de cáncer de cuello uterino (VPH-16 y 18).  La vacuna debe ser administrada antes de la primera relación sexual, situación donde es significativamente más eficaz.  Por esta razón, debe ofrecerse primero a las niñas de 9 a 14 años.  Entre las mujeres de edad avanzada que ya han estado en contacto con el virus, la vacuna permitiría aumentar la memoria i
nmune y una eliminación más rápida del virus.

 Durante el embarazo, los condilomas pueden aumentar significativamente de volumen debido a cambios hormonales e inmunólogicos.  Puede ser necesario eliminar con cirugía o efectuar una cesárea en el momento del parto.  En raros casos el VPH infecta a los recién nacidos provocando verrugas en su garganta.

 

Tratamiento

Tratamiento Local: basada en cremas o ungüentos, es la  terapia mas frecuente, , también se utilizan productos contra el cáncer) o inmunomoduladores.

Tratamientos quirúrgicos: diseñados para eliminar crecimientos verrucosos significativos, tratamiento con láser, crioterapia (nitrógeno líquido), o electrocoagulación, en la mujer  a través de una Conización(cuello del útero).En El Hombre  La técnica quirúrgica simple de Circuncisión, permite resecar una parte del prepucio provocando un cambio en el epitelio peneano disminuyendo de manera significativa, prácticamente el  total de las recidivas.
La alternativa terapéutica se basa en el tipo de lesión y la ubicación. El tratamiento de los condilomas es a menudo largo y debe ser combatido en las parejas sexuales
En las mujeres embarazadas, sólo y las lesiones vulvo-vaginal pueden ser tratadas. El objetivo del tratamiento es eliminar condilomas visibles a nivel genital y reducir la cantidad de virus, ayudando al cuerpo a combatir la infección.  

Por lo tanto, en algunos casos, incluso si se eliminan todos los condilomas visibles, es posible que el virus aun esté presente.  Sin embargo, la eliminación de condilomas, provoca una supresión de un gran número de células virales.  Esto significa que el virus se debilita, permitiendo al organismo luchar de manera más eficiente contra él.  Es sólo una cuestión de fortaleza del sistema inmunológico para prevenir la infeccion viral.  Si no hay más condilomas a los 6 meses de tratamiento, por lo general se considera una enfermedad controlada